Cuidado con los «Instaladores Universales»